Tórtoles: Origen del núcleo urbano

por Javier Navarro Royo *

Boletín del Centro de Estudios Turiasonenses, nº II, I.F.C. -D.P.Z.-, Tarazona, junio 2006, pp.11-13


Interior mezquita

El emplazamiento del actual barrio Tórtoles quedó determinado desde un primer momento por dos accidentes topográficos de diferente naturaleza, pero de igual importancia en cuanto a su interés económico. Por un lado, la situación en una de las terrazas aluviales en la margen izquierda del río Queiles, vega de histórica tradición agrícola. Por otro lado, la acequia de Selcos, que discurre por la zona más alta de este núcleo urbano y que no hace sino acrecentar, incluso en nuestros días, el alto valor de la zona  para los usos agrarios.

No se conocen restos arqueológicos dentro ó en las inmediaciones de Tórtoles durante la antigüedad; a lo sumo la noticia de algún resto cerámico en los aledaños del núcleo urbano, datados entre los ss II y IV, descontextualizados y que no pudieron ser contrastados con garantías en su contexto arqueológico.

De época medieval es la mezquita, edificio singular en la comarca “parece construcción del siglo XV, utilizada por la comunidad mudéjar de Tòrtoles y aprovechada posteriormente como iglesia de culto católico hasta la construcción, a finales del siglo XVI, de la actual parroquia”. El edificio de la iglesia parroquial “fue construido a finales del siglo XVI y concluido probablemente dentro del siglo XVII” (Begoña Arrue Ugarte et alii: Inventario Artístico de la provincia de Zaragoza y su Provincia. Tomo I).

El topónimo Tórtoles deriva del adjetivo latino tortus -a –um (torcido) y fue utilizado con cierta frecuencia durante la conquista cristina de los siglos XI y XII, en la variante tortolis –e, para designar las zonas sinuosas de los cursos de agua (la acequia de Selcos forma un profundo meandro en la parte alta del núcleo para salvar el desnivel de la vaguada que forman los barrancos de Pozuel y la Valoria. Algunos otros topónimos cercanos al núcleo como Pontarrón, los Vergeles ó los citados Pozuel y Valoria nos conducen a un contexto cronológico similar (información contrastada con D. Javier Martinez Calvo, profesor de Latín del Instituto Tubalcaín de Tarazona).

Respecto a las fuentes escritas, el documento más antiguo que hemos podido encontrar está fechado el 8 de noviembre de 1267 y en él se cita la venta de una heredad en Tórtoles al obispo de Tarazona (Archivo de la Corona de Aragón, Cancillería, registros, nº 15, fol. 70; documento consultado en el Centro de Documentación Ibercaja “Palacio Larrinaga” de Zaragoza)

A tenor de lo visto hasta ahora, todo parece indicar que el lugar de Tórtoles no tiene un origen islámico como la mayoría de los núcleos urbanos actuales y despoblados medievales del valle del Queiles, al menos como núcleo urbano, tal y como parecen atestiguar la total ausencia de restos arqueológicos y citas documentales inmediatamente posteriores a la conquista cristiana del valle que tuvo lugar en la primavera de 1119.

Por el contrario si que podemos atestiguar, a partir de la citada compra, de numerosas menciones escritas, desde finales del siglo XIII hasta 1610 (fecha del edicto de expulsión de los moriscos), y que aluden a una población totalmente musulmana bajo la jurisdicción del electo de Tarazona (registros de la cancillería custodiados en el citado Archivo de la Corona de Aragón, el “Libro Chantre” del obispado de Tarazona fechado en 1382, los “Talismanes” aljamiados publicados por Dña. Mª José Cervera ó los protocolos notariales publicados por Don Miguel Angel Motis y, finalmente, los Quinque Libris parroquiales).

El resultado del análisis de toda esta documentación, nos lleva a pensar que el origen del núcleo urbano de Tórtoles está íntimamente ligado al abandono obligado de la población musulmana que habitaba dentro del “ Cinto” de la ciudad de Tarazona, en los años posteriores a la conquista cristiana que, al menos en parte, pudo reubicarse en el lugar de Tórtoles donde parece que existía una turris en la calle que todavía se llama del Castillo y en torno a la cúal se formaría el núcleo original a partir del s. XII; esta teoría parece plausible ya que es totalmente imposible que toda población musulmana que abandonó el Cinto turiasonenese pudiera asentarse extramuros en la nueva morería junto al nacimiento de la acequia de Selcos, zona de extensión notablemente inferior a la primera, ó en los ya existentes barrios del oeste, la Almecora, ó del este, posterior burgo de San Miguel, cuyo núcleo musulmán fue también repoblado por los cristianos en los primeros años de la conquista.

* Miembro del Centro de Estudios Turiasonenses, Institución Fernando el Católico
* Coordinador del Observatorio de A.L.A.M. (Asociación Libre de Artistas del Moncayo) para la preservación del patrimonio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: