Las vías romanas en el valle del Queiles (*)

Las vías romanas en el valle del Queiles(l)

Las vías romanas fueron el auténtico eje vertebrador del Imperio romano, a través de las cuales circularon sus soldados, su dinero y su cultura. Todas partían de Roma y se extendían, de forma radial, hasta el última de las ciudades que componían este Imperio. La primera de ellas fue la famosa Vía Apia, que fue mandada construir por el censor apio Claudio Caeco en el año 312 a.C. y que unía Roma con Capua.

La tipología de estas vías era variada, dependiendo del territorio que atravesaba y de los materiales disponibles, desde las más simples calzadas de tierra, viae terrae, a las más complejas formadas de varias capas de grabas y cantos y enlosadas, las viae petrae. Por otro lado, atendiendo a su importancia, existían las vías públicas, viae publicae, que unían las ciudades más importantes, las vías secundarias, viae vecinales (del lat. Vicus –pueblo-), que unían los pueblos más pequeños y, por fin, las vías privadas, viae privatae,  que unían las villas o torres rurales con las vías públicas y secundarias.

Para hablar de las vías romanas en el valle del Queiles debemos centrarnos en los dos núcleos urbanos indígenas que alcanzaron la municipalidad en esa época, Tvriaso y Cascantvm, que alcanzaron este rango en época de Augusto y Tiberio respectivamente, debido a su gran valor estratégico, como nudo de comunicaciones entre el valle del Ebro, el norte peninsular y la meseta, como culminación del proceso de romanización de Hispania. Según el Itinerario de Antonino, una suerte de libro de carreteras de época del emperador Caracalla (s. III d.C.) y unos de los pocos documentos que han sobrevivido al paso de los tiempos, entre estos dos municipios discurría la vía Ab Asturica per Cantabria Caesaraugusta vía que unía Astorga con Zaragoza.

Respecto a las fuentes medievales, el Libro del Chantre de la Catedral de Tarazona aparece el término como Quart, actual Cual situado en la carretera entre Vierlas y Malón donde ésta toma el camino rural para entrar en Malón, topónimo que sin ninguna duda corresponde al topónimo latino quartus miliario o, lo que es lo mismo, cuarta milla romana a Tarazona, al igual que ocurre en Tierz (tres millas) o Nueno (nueve) en Huesca y Cuarte de Huerva o Quinto.

Estos indicios junto a la profusión de yacimientos arqueológicos y la existencia de otros topónimos relacionados con el tema tratado como son el Barranco de la Calzada (barranco que desagua en el río Queiles entre Tarazona y Tórtoles, el camino de La Calzadilla (antiguo camino a Agreda), Puentepiedra, localizado en la intersección entre el antiguo camino de Tarazona a Malón y la acequia del Orbo, acequia de indudable orígen romano vislumbran lo que fue la vía Ab Asturica per Cantabria Caesaraugusta, mencionada anteriormente que, partiendo desde las calles Tudela y Rudiana 14, discurría por las pequeñas crestas de la terraza aluvial más próxima del Queiles, huyendo del lecho del río, atravesando la Lombana de Vierlas, en la misma muga del actual término municipal de Novallas, para seguir hasta el término de Cual en Malón  y, desde allí, proseguir por Maloncillo hasta Tulebras y Cascante. mientras que la vía Ab Turassone Caesaraugustam, de Tarazona a Zaragoza, tomaría el viejo camino de la Carrera a Borja.

(*) Extracto de J.Navarro, Las Vías Romanas en el Valle del Queiles, TVRIASO XIX, Tarazona, 2010

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: